fbpx
como preparar un archivo para imprimir

¿Cómo preparar un archivo para imprimir?

Cuando querramos enviar un archivo o varios para imprimir bien sea en pequeño formato o grande, nos tendremos que asegurar de que lo hacemos correctamente. Para ello hay que tener en cuenta varias cosas para que el resultado sea el esperado.

Proceso de impresión directa sobre tejido (flexibles)
Proceso de impresión directa sobre tejido (flexibles)

Aprende a enviar archivos para imprimir de manera correcta con ayuda de nuestros tips

1. ¿Qué formato debe tener el archivo?

El primer problema y quizás el más simple con el que a veces nos podemos encontrar es guardar el archivo en el formato adecuado.

El formato PDF (Portable Document Format) es un formato ampliamente reconocido y el más adecuado para guardar un archivo para imprimir. El PDF/X no es más que una variante que nos ofrecen prácticamente todos los programas de diseño, como Adobe Photoshop o Adobe Illustrator por ejemplo. También procesadores de textos e incluso hojas de cálculo.

La principal ventaja formato PDF es que no se pierde el formato del diseño, evitando así problemas cuando abrimos nuestro documento en otro ordenador, que puede tener otro sistema operativo o versión del programario y cambiar la estructura del diseño.

2. ¿Qué modelo de color debo usar?

En segundo lugar, es importante saber que se debe utilizar el modelo CMYK, ya que la mayoría de máquinas trabajan con tintas de cuatricromías adaptándose de la mejor manera a toda la paleta de colores del archivo; es el equivalente a imprimir “a todo color”.

El modelo de color RGB es el modelo de color por defecto de las pantallas, por lo que si tenemos un documento configurado con color RGB y lo imprimimos, el sistema buscará el color CMYK más parecido. A veces la diferencia será prácticamente inexistente, pero otras veces puede ser sustancial y cambiarnos la apariencia en partes clave del documento.

CMYK

Por otro lado, una característica que no debemos olvidar es que la resolución de las imágenes debe ser mínimo de 300 dpi para evitar que salgan pixeladas.

3. ¿Cómo preparo las fuentes del documento?

Otro error común es no trazar las fuentes. Si usamos una fuente o tipografía concreta y enviamos un formato de archivo abierto, si el ordenador en el cual vamos a procesar la impresión no tiene instalada dicha tipografía, el documento se modificará.

La mejor solución es trazar o vectorizar la tipografia para convertirla en un elemento vectorial y el ordenador de destino ya no lo procesará como una fuente

Si no podemos vectorizar la fuente será necesario asegurar que todas las tipografías usadas en el trabajo se envíen correctamente para instalarlos en el equipo que va aprocesar la impresión.

En conclusión, como habéis podido leer, es importante tener clara ciertas cosas antes de enviar un archivo para imprimir porque de está manera podrás evitar algún imprevisto que otro.

Esperamos que este post os haya servido de ayuda.

Para cualquier duda o consulta en la preparación del documento no dudes en ponerte en contacto con nosotros y te asesoramos sin compromiso.